Más de cuatro años de trabajo comunitario en Tetuán. Enre que enre. Encuéntranos en la c/ Anastasio Herrero, 10. Estrecho, salida c/ Manuel Luna.

lunes, 15 de septiembre de 2014

Carta aparecida en Actualidad Alternativa

Ante los ataques de los medios, calificando la conflictiva en Tetuán como una lucha de bandas entre ultraderecha y ultraizquierda, La Enredadera da una rueda de prensa para responder y hacer ver que La "Enre" es cultura barrial


Hoy por la mañana, La Enredadera ha dado una rueda de prensa a las 11 horas para responder ante las descalificaciones por parte de los medios de masas del régimen. La Enredadera es un Centro Social Okupado Autogestionado en el barrio madrileño de Tetuán que lleva cinco años realizando actividades tanto culturales como albergando actos y asambleas populares políticas, siempre dando la bienvenida a todo quien quiere curiosear el lugar y sin discriminar a nadie. Durante estos cinco años La Enredadera se ha convertido en todo un exponente de la lucha y la convivencia en Tetuán.

Pero ahora, con la okupación de un edificio unas pocas calles más abajo que La Enredadera por el partido neonazi (o fascistas futuristas como prefieren llamarse ellos), la tensión reina en Tetuán y ya han sido varios incidentes los que han causado los neonazis del MSR, llegando a apuñalar a un inmigrante como contra el propio edificio, autodenominado Hogar Social Ramiro Ledesma, tomando el nombre de un falangista de los años treinta; todo por rechazo popular, claro.

Ahora, Cristina Cifuentes y su séquito de peperos, así como los medios de comunicación, le hacen el juego a los fascistas y tornan todo el aparato propagandístico para hacer creer al pueblo y a los vecinos no muy enterados del barrio que lo que ocurre en Tetuán es una simple guerra de bandas entre la ultraizquierda y la ultraderecha, descalificando a La Enredadera como antisistema y omitiendo todo la labor solidaria por el barrio rebajándola al mismo nivel que los novatos neonazis que nos "saludan" desde su azotea cada vez que se pasa por la calle Juan de Olías.


Pero lo cierto, es que ante toda esta distorsión de la realidad, manipulación e incluso imaginación como es el caso del periódico en línea Voz Pópuli, La Enredadera es una gran cantidad de cosas menos algo que cause problemas y malestar en el barrio. Ante un grandísimo porcentaje de inmigración de todas las partes del planeta, La "Enre" -ya más cariñosamente- estimula la cooperación y el fin de los prejuicios raciales, para terminar y ganar la batalla por un barrio y una sociedad en la que todos seamos iguales, sean los vecinos de Tetuán, de Rumanía o de America Latina.

Pero La Enre no es solo un lugar para acabar con la segregación racial. Es un lugar de reflexión y difusión cultural. Desde un "laboratorio" de bicicletas en el que se reparan, fotografía y todo tipo de talleres abiertos a todos. Pero siempre puedes ir por libre y mirar el calendario para ver que se hace o simplemente sentarte en el sofá y tener un momento para ti solo... ¡y conocerás mucha gente ilusionada por transformar y comerse el mundo desde este pequeño lugar en Tetuán!

Desde luego que no vamos a permitir que este hermoso trabajo de cinco años se venga abajo por unos neonazis que han apología del racismo, la xenofobia y la homofobia, entre otras discriminaciones por algún motivo que debieron quedarse en el siglo XX, sino en el XIX. El hecho de que hayan okupado un edificio es lo de menos. Lo que importa es que en el barrio haya nazis que difundan su basura de odio entre vecinos y convulsión social destructiva repartiendo bocadillos que además están caducados.

La dualidad en Tetuán en la conflictiva no esa pintura barata de rojos que queman contenedores contra fascistas de esvástica con botas que queman mendigos. Es todo un barrio contra unos invasores que viven en un edificio de nuestro barrio, lo hayan okupado o le hayan pagado 60 millones de euros al señor Gao Ping propietario.

¡Fuera racistas de nuestros barrios! ¡Tetuán mestizo y solidario! ¡La Enredadera no se poda!

No hay comentarios:

Publicar un comentario